A veces no hay nada

A veces no hay nada

 

A veces no hay ganas, ni fuerzas, ni ilusión, ni impulso, ni inspiración, ni convicción,  ni sentido, ni sentimiento.

Ni claridad, ni entusiasmo, ni sabor, ni energía.

Ni luz. Ni esperanza.

A veces sólo queda algo de lo que sabemos y eso que sabemos no es mucho.

Flotamos en un vacío incierto, amortiguado, sintiendo una vaga angustia que sólo parece aliviarse con la inmovilidad. Como si así pudiera pararse el tiempo durante algún tiempo.

Se diría que estamos secos. Y, aunque nuestros recuerdos nos digan lo contrario, no entendemos cómo hemos podido estar alguna vez de otra manera.

Ni siquiera tenemos el incómodo consuelo de la noche oscura. Se trata de la anestesia, de la nada.

A veces hay nada, pero el tiempo continúa y no nos queda más remedio que seguir haciéndonos cargo de nosotros mismos. De nuestro cometido.

Abandonaríamos. Nos abandonaríamos. No sólo lo haríamos: lo hacemos.

Como si hacer, ser, estar… dependiese de lo que sentimos, lo que queremos, lo que creemos, lo que nos sale…

Y no. No exactamente.

Por encima de las zozobras y los altibajos de nuestros estados, o quizá por debajo, hay un río profundo que continúa marcando su ruta con la sabiduría tenaz con la que la naturaleza se desarrolla y la esencia busca su plenitud.

Esta capacidad forma parte del núcleo del Guerrero.

La llamamos disciplina: la facultad de hacer lo que debemos, lo que sabemos que queremos, lo que precisamos… le veamos o no el sentido, tengamos o no ganas.

La llamamos impecabilidad: la facultad de dar lo mejor de nosotros mismos a cada momento, sea lo que sea dar a cada momento lo mejor de nosotros mismos.

Es una decisión voluntaria y continuamente renovada.

La destreza de hacernos dueños de nosotros en lugar de esclavos de nuestras vicisitudes.

La aptitud para continuar a ciegas, a sordas, a mudas, en los tramos del camino en los que parece que ya no queda nada.

Es un salto de fe. De valor. De constancia.

De libertad profunda y obstinada.

Marian Quintillá

 

Por |2019-02-06T00:37:32+02:006 de febrero, 2019|Blog, El Guerrero Interior, Escritos|1 comentario

Acerca del Autor:

Co-directora y terapeuta en La Casa de Gestalt. Terapeuta colaboradora y formadora de terapeutas en el Institut Gestalt. Licenciada en Medicina y en Psicología.

Un comentario

  1. Nora Espeche Rodríguez 6 febrero, 2019 en 21:54 - Responder

    Vamos me encantó….puras verdades sin adornos

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies