David Magriñá

Inicio/Etiqueta: David Magriñá

Por hacerlo posible una vez más

Por |2019-12-09T20:20:41+01:009 de diciembre, 2019|Blog, Música y Terapia|

Una vez más regresamos de un nuevo viaje de aprendizaje y descubrimiento con nuestro querido grupo de #argonautas. Como siempre, una experiencia verdaderamente profunda sin dejar de ser, en realidad, muy sencilla. Tan mágica e inesperada como absolutamente real. Una aventura que, edición tras edición, jamás ha dejado de sorprendernos. Como siempre, ahora toca reincorporarse a nuestras tareas cotidianas, Y para acompañaros en ello,, deseamos compartir una de esas músicas que, además de evocar alguno de los momentos más especiales, nos anuncia el tiempo de Navidad que ya empieza a dejarse sentir a todo nuestro alrededor. De nuevo, por vuestra confianza y vuestra entrega, y por hacerlo posible una vez más. ¡Gracias! #musicayterapia

La puerta de las esfinges

Por |2018-10-01T01:06:58+02:0030 de septiembre, 2018|Blog, Escritos|

"La mirada de una esfinge es algo totalmente distinto de la mirada de cualquier otro ser. [..] Sus ojos transmiten algo. ¿Y qué transmiten sus ojos? Todos los enigmas del mundo." Tomo este fragmento de "La historia interminable" como muestra de una de las muchas pruebas por las que todo héroe debe pasar para templar su corazón y ganar en fuerza y sabiduría, cualidades imprescindibles para que su viaje resulte verdaderamente transformador. La casi inevitable relación de las dos esfinges con las polaridades es algo que dejo en el aire para futuras reflexiones. ¿Os animáis? #argonautas #elviajedelheroe

CHARLA – TALLER GRATUITA: Terapia en grupo

Por |2018-10-18T12:17:12+02:0025 de septiembre, 2018|Actividades, Actividades gratuitas, Terapia de grupo|

CHARLA - TALLER GRATUITA: Terapia en Grupo. Empezamos un año más nuestros encuentros regulares de Terapia en Grupo en La Casa de Gestalt. Como en otras ocasiones, he decidido abrir este espacio, previo al comienzo del curso, en el que comentaremos unas nociones básicas de qué es la Gestalt y cómo trabajamos desde esta escuela de terapia. Lo planteo como un encuentro abierto en el que, además de la exposición podremos, si la ocasión lo permite, realizar algún pequeño trabajo individual o grupal para verlo en funcionamiento y en el que podremos compartir y despejar dudas e inquietudes. Será el JUEVES, 18 DE OCTUBRE a las 19:30 en La Casa de Gestalt, Zaragoza. Tienes acceso a más información e inscripciones siguiendo el enlace a nuestra página web.

De duelos y pérdidas (III) – Duele el dolor

Por |2018-06-23T15:54:28+02:0023 de junio, 2018|Blog, Música y Terapia, Nuestro trabajo|

Por más que resulte obvio que el dolor es algo inherente a toda pérdida, a menudo nos las arreglamos para intentar anestesiarlo en una absurda y estéril pretensión de dejar atrás nuestra pérdida lo antes posible. La canción que os propongo en esta ocasión pretende, precisamente, dejarnos interrogar sobre dónde tenemos escondido nuestro dolor. Y, de paso, nos recuerda que el dolor no siempre ha de ir unido a la tristeza o a la depresión. El dolor… sólo es dolor. Y duele. Nada más. Y nada menos. Os dejo con Amparanoia y su canción “Dolor, dolor” (Siguiendo el enlace) #musicayterapia #musicasparaduelo

Padre e hijo

Por |2018-03-19T21:25:26+01:0019 de marzo, 2018|Blog, En el camino|

Hoy es el día del padre. Pero no del padre idealizado que tanto deseé e imaginé. Hoy es el día del padre real. Del que tuve. Del aquel que fue. Que se marchó pero se dejó encontrar. Del que no estuvo al principio pero quiso estar hasta el final. Sé bien lo dolorosa que fue su ausencia y las heridas que dejó. Pero también sé que la vida misma nos va llenando el cuerpo y el alma de cicatrices haciendo de nosotros lo que somos. De nosotros depende aprender a tomar y a agradecer la vida tal cual viene. Pues lo obvio es que eso es todo lo que tenemos, para bien o para mal.

Quemar las naves

Por |2018-01-07T10:47:50+01:0026 de diciembre, 2017|Blog, Escritos, Nuestro trabajo|

A los que habéis decidido quemar vuestras naves, sólo puedo desearos que el humo, el olor a quemado y los fantasmagóricos restos calcinados varados en la playa no os acompañen toda la vida. Por desgracia, sé bien de lo que hablo, pues yo también he quemado naves y, a veces, aún noto sus rescoldos ardiendo. Pero, si con todo, no habéis podido evitar prenderles fuego, permitidme que, simplemente, me haga a un lado… y os desee lo mejor.